LOS BETAGLUCANOS



¿Qué son los betaglucanos?

Los β-glucanos son fibras formadas por polisacáridos de glucosa unidos por un tipo de enlace llamado β. Los β-glucanos se diferencian en el número del carbono de cada molécula de glucosa que se enlaza, pudiendo darse uniones entre β-1,4. β-1,3 o β-1,6. El tipo de enlace es muy importante, encontrándose numerosos estudios que demuestran que los betaglucanos insolubles (1,3/1,4) tienen mayor actividad biológica que sus homólogos solubles (1,4/1,6). 

Fuente de betaglucanos: Se encuentran en el salvado de los cereales (cebada, avena y salvado de maíz), en algas, levaduras y hongos. Son especialmente reconocidos los compuestos procedentes de los hongos Maitake, Reishi y Shii-také, aunque una de las fuentes más ricas son las paredes celulares de la levadura del pan Saccharomyces cerevisiae. 

 


Maitake (Grifolia frondosa) Shii-také (Lentinula edodes) Reishi (Ganoderma lucidum) 

Tipos de betaglucanos y compuestos asociados: Los betaglucanos son un grupo muy diverso, donde la estructura más sencilla y conocida está representada por la celulosa (β-1,4). La forma más activa de los betaglucanos son los que integran una cadena principal con enlace β-1,4 con cadenas laterales unidas con β-1,6, encontrándose como principal ejemplo el lentinano (β1,6: β1,3) que se aísla del Shii-také. 


De Ben Mills - Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6611880 


Algunos investigadores han sugerido que características como la longitud de la cadena lateral, la ubicación y la frecuencia determinan su actividad, por ejemplo, sobre el sistema inmune. 

Las cadenas laterales de los betaglucanos pueden conectarse a otro tipo de moléculas como las proteínas y se llamarán “Proteoglucanos”. Un ejemplo de estos compuestos es el Polisacárido-K. 

Metabolismo de los betaglucanos: 

Los betaglucanos son resistentes al ácido del estómago y pasa a su través casi inalterado. Las moléculas de betaglucamos grandes son absorbidas por los macrófagos en la pared intestinal y luego se activan, por lo que se abren camino hacia los ganglios linfáticos y la médula ósea. Los betaglucanos se dividen en fragmentos más pequeños de glucano en la médula ósea, donde se enlazan con los receptores específicos en las células inmunes (neutrófilos y eosinófilos), las cuales son entonces activadas. 

Aplicaciones: Aunque se reconocen los beneficios de los betaglucanos desde hace más de dos milenios en Oriente, en Occidente comenzó el estudio de sus propiedades desde mediados del siglo XX, y en la actualidad se sigue investigando y proyectando nuevas líneas de investigación (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28231175

Los betaglucanos de la avena y de los cereales principalmente se utilizan para las enfermedades cardiovasculares y para el control de la glucemia. De hecho, la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) ha reconocido que los betaglucanos contribuyen a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo, así como contribuir en la reducción de la subida de glucosa en sangre después de comer. 

Por otro lado, se despunta un prometedor futuro para los betaglucanos de hongos y levaduras sobre el sistema inmune. 

Entre las aplicaciones propuestas hasta la fecha para los β-glucanos están su uso como: 
  1. Estimulador del sistema inmune: Aunque se necesitan más estudios que avalen su eficacia, el betaglucano obtenido de ciertos hongos como el lentinano, pueden ayudar a la modulación del sistema inmune. SE ha realizado estudios en pacientes con cáncer como complemento de la quimioterapia. Además, los beta-1,3-glucanos mejoran la defensa del sistema inmune contra los invasores externos, mejorando la capacidad de los macrófagos, neutrófilos y natural killer naturales para responder y combatir a bacterias, virus, hongos y parásitos. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30073119; https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30049632
  2. Agente reductor del colesterol: la introducción de betaglucanos en la dieta habitual tiene influencia positiva sobre la reducción de los niveles de colesterol total y LDL, sin modificar los niveles de colesterol HDL en adultos. Su mecanismo de acción incluye reducir la absorción intestinal de colesterol y ácidos biliares uniéndose a glucanos, desplazar en el hígado la síntesis de colesterol hacia la producción de ácido biliar, y ser fermentada por bacterias intestinales a ácidos grasos de cadena corta, que se absorben e inhiben la síntesis de colesterol hepático. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26026211
  3. Reducción de la glucemia: el reconocimiento de la EFSA en la contribución de la reducción de la glucosa en sangre después de comer viene apoyado por varios ensayos realizados en humanos sobre el control glucémico. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25561108
  4. Antioxidante: estudios realizados demuestran su capacidad en eliminar los radicales libres.
  5. En la prevención de infecciones en tejidos lesionados: El beta 1,3 glucano también puede ayudar en la prevención de infecciones en personas que han sufrido heridas traumáticas, regenerar y reparar tejido y acelerar la recuperación.
Aunque la evidencia científica actualmente es positiva y numerosa, queda aún muchos estudios que avalen las aplicaciones expuestas, de forma que debe haber un profesional de la salud detrás, pues las patologías que se pueden beneficiar de estos complementos son serias. 

¿Siempre han sido reconocidos sus propiedades beneficiosas?

Hasta hace unos años, la comunidad científica consideraba que tanto la fibra dietética como los beta-glucanos no ejercían ninguna función en el organismo e, incluso, que podían resultar perjudiciales. No obstante, tras evaluar diferentes estudios llevados a cabo en humanos, numerosas agencias internacionales de alimentación han reconocido que el beta-glucano procedente de cereales como la avena, la principal fibra soluble presente en ese cereal, puede disminuir los niveles de colesterol en sangre. En concreto, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) considera que consumir a diario 3 gramos de beta-glucanos de avena o de cebada (repartidos en distintos momentos del día) puede contribuir a mantener los niveles normales de colesterol en sangre e, incluso, a disminuirlos. También indica que los alimentos con 4 gramos de beta-glucanos de avena o cebada por cada 30 gramos de carbohidratos contribuyen a reducir la elevación de la glucosa en sangre (de especial interés en personas con diabetes). 



IMUNID DIETMED 




Complemento alimenticio a base de plantas. 

Ingredientes cápsulas: 

Echinacea angustifolia (Equinácea extracto de raíz), Avena sativa (Avena: extracto de la fibra conteniendo al menos 20% de BetaGlucanos), agente de carga: celulosa microcristalina, ácido L-ascórbico, Grifola frondosa (Maitake: extracto conteniendo al menos 50% de polisacáridos), Rhodiola rosea (Rodiola: extracto seco de la raíz conteniendo al menos 3% de rosavin y 1% de salidroside), Lentinula edodes (Shiitake: extracto conteniendo al menos 25% de polisacáridos), antiaglomerantes: magnesio estearato, dióxido de silicio. 

Ingredientes ampollas: Agua, Echinacea angustifolia (Equinácea extracto de raíz), Avena sativa (Avena: extracto de la fibra conteniendo al menos 20% de BetaGlucanos, ácido L-ascórbico, Grifola frondosa (Maitake: extracto conteniendo al menos 50% de polisacáridos), Rhodiola rosea (Rodiola: extracto seco de la raíz conteniendo al menos 3% de rosavin y 1% de salidroside), Lentinula edodes (Shiitake: extracto conteniendo al menos 25% de polisacáridos), corrector de acidez: ácido cítrico, conservador: sorbato de potasio, aroma de limón, edulcorante: sucralosa. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

LA IMPORTANCIA DEL SILICIO EN NUESTRO ORGANISMO Y LOS EFECTOS BENEFICIOSOS DEL SILICIO ORGÁNICO BIOACTIVADO

LAS PAC (PROANTOCIANIDINAS) EN LA PREVENCIÓN DE LAS INFECCIONES DEL TRACTO URINARIO

LOS ÁCIDOS GRASOS. TIPOS