El HMB


El 45% de nuestro cuerpo es músculo, y aunque su principal función es generar movimiento también es una reserva de aminoácidos para nuestro cuerpo. Los aminoácidos son las unidades que forman las proteínas y, aparte del músculo, intervienen en la integridad de la piel, la cicatrización, la digestión y hasta en la función inmunológica. Cuando se pierden proteínas, se buscan primeramente en el músculo, pudiendo ocasionar pérdida de la masa muscular. En el desgaste muscular hay un aumento de la degradación y una reducción de la síntesis proteica.

La pérdida normal de masa muscular se asocia a causas como la edad (empieza a partir de los 30 años disminuyendo de forma gradual entre un 3-8% y que se acelera a partir de los 60 años), al exceso de entrenamiento, a una mala nutrición, a la ausencia de actividad física…; aunque también puede ser ocasionada por causas patológicas como enfermedades crónicas, lesiones, cirugía, quemaduras…

En estos casos la suplementación proteica a base de alimentos proteicos o complementos como el HMB pueden servir para restaurar el equilibrio perdido.

¿Qué es el HMB?


El HMB es el β-hidroxi β-metilbutirato (también conocido como β-hidroxi- isovalerato), un metabolito del aminoácido ramificado Leucina (LEU). 

Se estima que la producción endógena de HMB oscila entre 0,2 y 0,4 g /día en un adulto de 70 kg de peso dependiendo de la ingesta de LEU por lo que se ha revelado como suplemento nutricional en deportistas desde 1997 con el objetivo principal de disminuir la destrucción de las proteínas musculares (proteólisis).

Se utiliza como complemento alimenticio por sus beneficios frente a la destrucción del músculo, la reconstrucción muscular y es esencial en la síntesis de proteínas, siendo indispensable en la producción y mantenimiento del tejido muscular.

(imagen: www.dietmed.es)

AUMENTO DE LA MASA MUSCULAR
Estímulo de la síntesis de proteínas
REPARACION DEL TEJIDO MUSCULAR
Mejora la integridad celular
MANTENIMIENTO MUSCULAR
Disminuye la degradación proteica


Los beneficios del HMB sobre el músculo son:

  1. Mejora la integridad y fuerza del músculo, mejorando la recuperación y muscular y reduciendo las posibles roturas musculares.
  2. Ayuda a reducir el daño muscular y protege el músculo del daño relacionado con el estrés.
  3. Disminuye la degradación proteica en estados de enfermedad y tras ejercicio físico contribuyendo al mantenimiento muscular.
  4. Estimula la síntesis proteica y aumenta la masa muscular.
  5. Ayuda a mejorar la función inmunológica.
  6. Desempeña un papel vital en la síntesis de colesterol que confiere integridad a las membranas celulares.
  7. También protege las membranas celulares durante el ejercicio, ayudándoles a captar mejor los nutrientes.
Origen de la Leucina


La LEU es un aminoácido de cadena ramificada (BCAAs) esencial (que no puede ser producido por nuestro organismo y debe ser ingerido con la dieta y, que es necesario para la síntesis de proteínas.

Las fuentes alimentarias donde obtener LEU son principalmente las de origen animal: productos lácteos, carnes, pescados huevos y legumbres, aunque son necesarias elevadas cantidades de este aminoácido para incrementar la masa y fuerza muscular.

La tasa de conversión de LEU en su metabolito activo, el HMB, es muy baja, del orden del 5%.


Definición de catabolismo y anabolismo 

El catabolismo muscular es la pérdida de masa muscular y ocurre cuando nuestro organismo empieza a nutrirse de sus propios tejidos iniciando un proceso de destrucción muscular, con el fin de extraer energía. Es el proceso contrario al anabolismo, que consiste en crear masa muscular a partir de los nutrientes que aportamos a nuestro organismo a través de la dieta. 

(imagen: www.dietmed.es)

Entre las causas del catabolismo muscular en personas activas, están la falta de nutrientes debido a una alimentación inadecuada en función de nuestro gasto calórico, un exceso de actividad física sobre todo aeróbica en relación a la cantidad de nutrientes que ingerimos y la falta de descanso. Hay tres hormonas que se producen durante el sueño y que favorecen el anabolismo muscular:

  1. La hormona del crecimiento
  2. La tetosterona
  3. La melatonina
Con la edad, y a partir de los 30 años, se produce una pérdida de músculo, por lo que llevar unos hábitos de vida saludable ayudarán al mantenimiento del sistema muscular.

Periodos de convalecencia tras lesiones o causadas por enfermedades también pueden ocasionar pérdida de masa muscular. 

Hay que potenciar:

ALIMENTACIÓN SALUDABLE
EJERCICIO FÍSICO ADECUADO
DESCANSO

Aplicaciones del HMB

Gracias a los estudios que muestran sus efectos a nivel muscular, donde se destaca su función anticatabólica, el HMB ayuda a frenar los procesos de destrucción muscular por lo que se indica en la práctica deportiva. Pero no es su única indicación, también se ha revelado su utilidad en períodos de inactividad como las que ocurren tras lesiones o en convalecencia.

El HMB ayuda a aumentar la síntesis de proteínas y a favorecer la reconstrucción muscular, potenciando la acción de las hormonas como la testosterona y la hormona del crecimiento. Algunos estudios revelan que la capacidad anabólica del HMB es inferior a la mostrada por la LEU, pero, contrarresta con un mayor efecto anticatabólico.

(imagen: www.dietmed.es)

Por lo que estaría indicado en:
  1. Deportistas (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26262692): ayudando a atenuar el catabolismo tisular e iniciar el anabolismo muscular, especialmente en personas no entrenadas expuestas ejercicios vigorosos o en personas entrenadas expuestas a períodos de alto estrés físico. Por lo tanto, el HMB podría aplicarse en períodos de entrenamiento de alta intensidad, alta densidad de competiciones y poco tiempo de recuperación entre ellos y/o comenzando las fases de recuperación de un período de lesión.
  2. Ancianos (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28493406 ): estudios realizados con personas mayores han demostrado que el HMB puede atenuar el desarrollo de sarcopenia (pérdida degenerativa de masa muscular y fuerza al envejecero o al llevar una vida sedentaria) en sujetos ancianos.
  3. Personas hospitalizada o en convalecencia (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29806855): la nutrición terapéutica se revela como una herramienta prometedora para mitigar la disminución de la masa muscular y preservar la función muscular, especialmente durante la rehabilitación y recuperación hospitalaria. 
  4. Personas con fracturas.
  5. En personas con IMC bajo.

Toxicidad

Los estudios realizados en humanos y en animales muestran que no existen efectos adversos por el consumo de HMB a dosis de 3 g/día  (http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v31n2/08revision07.pdf).

Modo de empleo 

La recomendación de HMB oscila entre 3 y 6 gramos al día, repartidos en dos o tres tomas preferiblemente acompañado de algún alimento. El momento de la toma depende de nuestros hábitos, de manera que si lo tomamos una única vez al día mejor es tras el entrenamiento y, si éste lo hacemos por la tarde-noche el período de descanso durante la noche va a favorecer la reconstrucción muscular.
Es conveniente acompañar el consumo de HMB con hidratos de carbono y con proteínas. La Vitamina D ayuda a potenciar los efectos. 

CARTILOGEN MÚSCULOS DIETMED

(imagen: www.dietmed.es)


FUNCIÓN MUSCULAR. La Vitamina D y el Magnesio contribuyen al funcionamiento normal de los músculos.

Complemento alimenticio a base de vitaminas y minerales.

Composición: por sobre:

Componente
Cantidad por sobre
% VRN
MuscleHMB™
1500 mg
-
Magnesio
187,5 mg
50 %
Vitamina C
80 mg
100 %
Vitamina D
5 µg
100 %









VRN: Valor de referencia de nutrientes.

Ingredientes: Fructosa, maltodextrina, MuscleHMB™ (HMB, β-hidroxi β-metilbutirato), aroma de limón, óxido de magnesio, ácido L-ascórbico, edulcorantes: sucralosa, ciclamato de sodio, colecalciferol.

Modo de empleo: 1 sobre al día, preferentemente después del desayuno. Puede ser disuelta en un vaso de agua o en zumo de frutas.



Comentarios

Entradas populares de este blog

LAS PAC (PROANTOCIANIDINAS) EN LA PREVENCIÓN DE LAS INFECCIONES DEL TRACTO URINARIO

LOS ÁCIDOS GRASOS. TIPOS

¿SUPERALIMENTOS, ALIMENTOS FUNCIONALES, ENRIQUECIDOS O NUTRACÉUTICOS?